PASTA PICANTE CON SALMÓN Y CALABACÍN

Comidas de sábado que saben a gloria. Coger ingredientes bien sea de haber hecho la compra o de restos que hay por la nevera y haceros esto tan delicioso. Puede ser una receta de aprovechamiento (en mi caso) o algo improvisado.


Sano, completo y lleno de colorido.


El toque de esta pasta es buenísimo, no os paséis con la pimienta negra porque como os digo, ya esta pasta tiene su puntillo picante. La compré en el Lidl, la traen cuando son los días de Italia.

¡Feliz fin de semana!

INGREDIENTES (Para 1 persona):
  • 80 gr. de salmón ahumado (1 paquete pequeño)
  • Calabacín pequeño.
  • 1 puerro pequeño.
  • 1 ct. de aceite.
  • 2 Cds. de queso fresco batido desnatado.
  • 130 gr. de pasta hervida.
  • Sal.
  • Pimienta negra.

PREPARACIÓN:

Cortamos el puerro y el calabacín en dados pequeños y lo salteamos con un poco de aceite en una sartén tipo Wok.

En un cazo de agua cocemos la pasta según las instrucciones del paquete. Reservamos.

Cortamos el salmón en tiras. Reservamos.

Cuando tengamos la verdura pochada introducimos a la sartén el queso fresco batido, damos un par de vueltas y echamos el salmón ahumado. Salpimentamos y hacemos un poco.

Por último, vertemos la pasta, mezclamos bien y servimos.

Elena.

Comentarios

  1. Elena tú lo has dicho todo, un plato perfecto para cualquier día de la semana.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me parece un plato fantástico, de los ue nos tienes acostumbradas siempre, platos sanos y ricos,vaya pintaza tiene esta pasta, como para no dejar ni una migaja...Bess

    ResponderEliminar
  3. Mi niña, ya estoy con el delantal puesto, ya era hora sí jajaja....
    Me encantan tus recetas de reciclaje, siempre resultan ser un lujazo.
    Besinos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y comentarios, sin vosotros esto no sería lo mismo.

Me hace muy feliz que dediquéis unos minutos. De esta manera, cada día crezco en este mundo con más ilusión. :)

Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí.